¡Feliz año 2006!

Un poco tarde, pero por fin he terminado la entrada que quería escribir sobre el viaje de nochevieja a Londres :-D. Es un pequeño resumen de lo que hemos hecho durante el viaje:

Día 128 Diciembre 2005

Tras levantarnos a las 6 de la mañana, coger el cercanías hasta Valencia, desde allí un autobús hasta Manises, cogiendo un avión hasta Stansted, y finalmente un de nuevo un autobús hasta Liverpool Station nos encontramos con Yolanda que nos muestra el camino hasta la residencia de estudiantes donde íbamos a pasar los siguientes días de estancia (previa caminata de 20 minutos con trastos en la mano y un autobús). A estas alturas María ya había perdido el saco de dormir y la botella de champán que traíamos desde España 🙁

Tras haber comido unos macarrones que nos supieron a gloria, fuimos a ver el centro de la ciudad, pasando por Trafalgar Square y Piccaddilli Circus. Impresionante y bonito. Tras entrar en una tienda de juguetes, cuyo nombre no recuerdo, y probarnos una serie de pelucas y artículos de broma, decidimos volver a la residencia a descansar para poder aprovechar el siguiente día al máximo.

Día 229 Diciembre 2005

El día del Támesis. Después de haber planeado levantarnos relativamente pronto (a las 9 a.m.), no lo hacemos, por lo que salimos de la residencia rumbo al Tate sobre las 11 a.m. Caminamos hasta el Tower of London, castillo que se encuentra a pocos metros del famoso Tower Bridge, el cual atravesamos, conduciéndonos al linde opuesto del río. Siguiendo el río, encontramos el teatro donde Shakespeare estrenó sus famosas obras, llegando finalmente al Tate. Como bien dijo Cris, «tanta diversión me abruma» 😉

Después de un par de horas observando las obras expuestas en su interior, decidimos ir rollo guiri total a ver el resto de monumentos y sitios típicos de la ciudad que nos de tiempo. Así pues, vamos en dirección Big Ben, que se encuentra al lado de Westminister, y justo en frente de The Eye of London, la noria que construyeron conmemorando el nuevo siglo. La verdad es que fue curioso ver el contraste que se mostraba entre las dos riberas del río.

A estas horas ya estaba anocheciendo, por lo que fuimos hacia el centro de la ciudad para dar una vuelta por las tiendas más rezagadas en el cierre, pasando previamente por Buckingham Palace ****donde pudimos ver los típicos soldados ingleses de guardia en las puertas.

Día 330 Diciembre 2005

Otro día que casi no vimos el Sol :-s, y es que a las 12:30 no es hora para desayunar. Fue un día de relax, para tomar un poco de fuerzas, visto la que se nos venía encima.

Aún así no lo desaprovechamos del todo ya que a las ocho de la tarde nos fuimos al centro a ver una actuación de Stomp, el grupo de teatro que crea canciones rítmicas con escobas, mecheros, cubos o a base de arrastrar los pies y dar palmas. Sin palabras. Es increíble la cantidad de curro que debe llevar el coordinar todas las personas que actúan para que suene de esa forma. Os lo recomiendo si alguna vez tenéis la opción de ir a verlos.

Stomp

Una vez terminada la actuación, nos fuimos de vuelta a la residencia para cenar y arreglarnos para nuestra primera noche de fiesta por Londres. Estuvimos en una discoteca que le habían recomendado a Gael, un chico francés que también estaba en la residencia, la cual resultó ser un poco decepcionante: música hardcore, ambiente poco respirable y además un rollo muy raro, ya que te cacheaban antes de entrar y después veías cómo los vigilantes se daban vueltas buscando a quien sea con unas linternas con las que te enfocaban a la cara y te dejaban cegado. Un poco extraño.

Día 431 Diciembre 2005

Nos levantamos relativamente tarde, por lo que solo dio tiempo a ir a comprar para la cena de esa noche. Una vez llegamos con la compra, nos pusimos manos a la obra y preparamos la cena de nochevieja, que aunque no era muy espectacular, fue la mejor de toda la estancia en Londres (con diferencia!).

Ya durante la cena empezamos con las risas y cuando nos dimos cuenta ya eran las 23:15, demasiado tarde para que llegáramos a tiempo al Big Ben, por lo que decidimos quedarnos allí y seguir con el cachondeo. Se nos fue el santo al cielo y de repente comenzamos a ver fuegos artificiales por la ventana ¡Eran las 0:05! María, en un alarde de inspiración, saca una sartén y una cuchara y comienza a dar las campanadas con los cuartos incluidos. ¡Impresionante!

Una vez se nos pasaron las lágrimas de tanto llorar de la risa, fuimos a prepararnos para salir de fiesta. Esa noche iríamos al pub _George_ donde había una fiesta privada y nos costó convencer a la portero de que nos dejara pasar, pero al final lo conseguimos. En cuanto al local… una rayada: una mezcla entre gótico, punk, popero… y la música HORRIBLE, pero no pasa nada, por que llevábamos una fiesta que con cualquier cosa nos lo habríamos pasado bien.

Día 51 Enero 2006

El día sin Sol. De este día poco hay que comentar, porque no se hizo prácticamente nada :-S Simplemente dormimos 😎

Bueno, no todo fue dormir :-P. Cuando descansamos nos fuimos a patinar a una pista de patinaje que había a los pies del Tower of London. Cuando terminamos, nos acercamos a Candem, un barrio de Londres muy peculiar y donde encontramos tiendas y puestos de comida muy diversos.

La verdad es que una de las cosas que más llaman la atención de Londres es la diferencia que hay entre los barrios, ya que da la impresión de cambiar de ciudad conforme vas caminando por las calles. Es una sensación muy curiosa.

Día 62 Enero 2006

Último día completo antes de la vuelta. Éste era nuestro último día que podríamos aprovechar al máximo (también lo era el de María y el de Carol, hasta que decidieron quedarse unos días más :-o). Así que nada más levantarnos fuimos camino de Notting Hill, donde estuvimos paseando un rato y viendo las tiendas. También estuvimos en la librería que sale en la película con el mismo nombre que la zona.

Cuando nos cansamos, fuimos hacia el famoso Hyde Park, un parque gigantesco en pleno corazón de Londres. Allí pudimos ver una estatua dedicada a Peter Pan, un lago lleno de patos y algún que otro gracioso animalillo. Nos acercamos hacia una feria de atracciones que habían instalado donde comimos unos hot dog que nos supieron a gloria.

Para terminar el día (no sin antes pasar por Harrods), nos acercamos a un restaurante hindú, donde pudimos degustar la esquisitez de ese tipo de comida (vamos, asqueroso, por decirlo claro). Después de esto, nos fuimos a dormir.

Día 73 Enero 2006

El madrugón. Nos levantamos a las 8 de la mañana y nos vamos Cris, Irene y yo a ver el Tower of London, no sea cosa que les fuera a dar algo a las pobres chiquillas 😛 La verdad es que no esperaba mucho de él, y el coste de la entrada me parecía un poco alto, pero tras haber entrado, me fui con la sensación de que me faltaba tiempo para verlo todo, y eso que estuvimos desde las 10:30 hasta las 14:00.

Nos volvimos a la residencia, cogimos las maletas y nos fuimos a Liverpool Station a coger un autobús que nos llevara a Stansted para coger el avión de vuelta. Sinceramente todavía no sé cómo llegamos a cogerlo, porque yo estaba convencido de que no llegabamos.

Finalmente, y sin problema alguno (salvo algunas turbulencias), llegamos a Manises, donde nada más bajar nos dieron la bienvenida «a la española», pero esto casi que lo dejo para otra entrada en weblog 😉

Estoy seguro de que me dejo cosas, pero ya me ha quedado un poco largo el post 😛 Si queréis ver más cosas sobre Londres, aquí os dejo el álbum de fotos del viaje.

Resumiendo, ha sido un viaje que no olvidaré nunca, y en el que me lo he pasado genial. ¡Qué campanadas más espectaculares!